viernes, 16 de febrero de 2018

ABRAZADO AL RENCOR, de Alexis Barclay (Euredit)

Título: Abrazado al rencor
Autor: Alexis Barclay (seudónimo de Antonio Viader Vives, 1935-)
Editor: Euredit (Barcelona)
Fecha de edición: 1969
Descripción física: 190 p.; 12x19 cm.
Serie: Colección Bringer Advice Nomenclatura Gemini #7
Depósito legal: M 341-1969
Estructura: guía del lector, 10 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso por Altamira-Rotopress, S.A. - Padre Damián, 19 - Madrid-16

Información de contracubierta:
El éxito y el fracaso siempre suponen el pago de un precio. ¿Dinero?, ¿una recompensa tal vez? ¿quizá amor? ¿Quién lo establece?, ¿qué datos entran en su cálculo?, ¿por qué se elige a unos y se rechaza a otros...?
El agente “000” expandió la Alarma Mundial al apercibirse de que formidables victorias eran premiadas por un ser humano despiadadamente ABRAZADO AL RENCOR. ¡Y los “BANG” se lanzaron al asalto del criminal poder esgrimido por un genio del Hampa!

Guía del lector:
“BANG”. – Nombre convencional, dado a los miembros de la organización “BRINGER ADVICE NOMENCLATURA GÉMINI”, dedicada a combatir al Hampa Internacional.
“BANG” SUPREMO. – Tal calificativo jerárquico únicamente es ostentado por Mr. ALAN NOLAN, el agente “000”, jefe absoluto de los “BANGS”. Generalmente, reside en Hong-Kong, en su finca de Cowloon Street, 369. Es propietario de las “EMPRESAS NOLAN”, red de fabulosos negocios distribuida por toda la Tierra, que enmascara la finalidad anticrimen de la Organización.
“BANG” ALFA. – Así se denomina al jefe de los “BANGS” de cada continente, quien, al propio tiempo, es director-gerente de la correspondiente delegación de “EMPRESAS NOLAN” en el mismo. Únicamente es responsable de sus decisiones ante el “BANG” SUPREMO.
NOMENCLATURA “GÉMINI”. – Consiste en un código especialmente cifrado, utilizado por los “BANGS” en sus intercomunicaciones secretas.
ADIESTRAMIENTO. – Se verifica en las inmensas grutas de Gattyavar, en el Tíbet, en el corazón del sector más inhóspito y desolado del Himalaya, bajo la dirección de bonzos-bods, especializados en Física, Electrónica, Mecánica, Química, Investigación Criminal, Toxicología, Medicina General, Psicología, Idiomas, Armamento y Defensa Personal.
JERARQUÍAS. – Sirva de orientación la siguiente sinopsis:
“000” (Hong-Kong)
- “027” JACK MAC CANLES (Europa)
- “019” DAWSON KONRAD (Asia)
- “005” PERLA ARMSTRÖNG (África)
- “002” CARLA FULBERGH (América)
- “035” LAURA BELLE JEWEL (Oceanía)

YO, JEFE DEL SERVICIO SECRETO MILITAR SOVIETICO, de Gualterio G. Krivitsky (Radar)

Título: Yo, Jefe del Servicio Secreto Militar Soviético
Autor: Gualterio G. Krivitsky (1899-1941)
Título original: In Stalin's Secret Service (1939)
Traducción: M.B.
Prólogo y notas: Mauricio Carlavilla
Editor: Editorial Radar (Barcelona)
Fecha de edición: [s.d.]
Descripción física: 289 p.; 14,5x20 cm.
Estructura: introducción, 8 capítulos
Información sobre impresión:
[s.d.]

Índice:
Introducción
Stalin trata de agradar a Hitler
El fin de la Internacional Comunista
La más perfecta falsificación de dólares fue hecha por Stalin
La mano de Stalin en España
La O.G.P.U.
¿Por qué confesaron?
Por qué mató Stalin a sus generales
Mi ruptura con Stalin

Introducción del autor:
En los comienzos de mayo del año 1937 tomé un tren en Moscú para volver a mi puesto en La Haya, como jefe del Servicio Militar Soviético en la Europa occidental. Era la última vez que yo debía ver a Rusia mientras Stalin fuese su dueño. Llevaba sirviendo al Gobierno soviético cerca de veinte años. Hacía veinte años que yo era bolchevique. Cuando subí al tren me senté en mi departamento, recordando la suerte de mis colegas, de mis camaradas, de mis amigos —arrestados, detenidos en los campos de concentración todos—. Ellos habían dedicado sus vidas por completo a hacer un mundo mejor, y habían muerto en sus puestos, no bajo las balas de los enemigos, sino porque Stalin así lo había querido.
¿Es esto causa de respeto o de admiración? ¿Qué héroe o heroína de nuestra revolución no ha sido muerto o eliminado? Pienso que muy pocos se han salvado. Todos aquellos cuya integridad personal era absoluta cayeron bajo la acusación de “traidores”, de “espías” o simplemente de “criminales”. Rápidamente pasaban por mi mente los cuadros de la guerra civil, cuando todos aquellos “traidores” y “espías” hacían frente a la muerte sin acobardarse, aquellos días arduos que fueron seguidos de demandas de industrialización y de super-humanismo, de colectivización y de hambre, cuando las raciones apenas eran suficientes para sostenerse. Y entonces la gran depuración arrasó todo, destruyendo todo lo que con tantas dificultades se había hecho para construir un Estado en el cual el hombre no fuese ya explotado por el hombre.
A lo largo de los años de lucha había aprendido a repetirme que una victoria, a pesar de las injusticias de la vieja sociedad, solamente puede ser lograda con moral y sacrificios físicos; un nuevo mundo no puede llegar a ser realmente hasta que los últimos vestigios del viejo no hayan sido destruidos.
Pero, ¿para qué necesita la revolución bolchevique destruir a los propios bolcheviques? ¿Es la revolución bolchevique su propia destrucción, ya que así los hace perecer? No responderé a estas preguntas: simplemente, las formulo...
A la edad de trece años ingresé en el movimiento de la clase trabajadora. Fue un acto medio maduro, medio pueril. Escuché lastimosas melodías de mi sufrida raza, mezcladas con nuevos cantos de libertad. Pero en 1917 yo era un muchacho de dieciocho años y la Revolución bolchevique se me mostró como una, solución completa de los problemas de poder, desigualdad e injusticia. Me abracé al Partido con toda mi alma. Juré fidelidad a Marx y a Lenin, como si fueran una espada con la cual se exterminarían las injusticias contra las cuales se rebelaba mi instinto.
Durante los años que he servido al Gobierno soviético jamás esperé otra cosa que lo suficiente para continuar mi trabajo. Nunca recibí nada más. Mucho antes de que el Poder soviético estuviese estabilizado, me mezclé en asuntos en los que me expuse al peligro y a la muerte y que dos veces me llevaron a la prisión. Trabajé durante seis y ocho horas diarias y nunca gané lo bastante para cubrir los gastos de mi vida: Ahora, cuando trabajo en el extranjero, puedo vivir con relativo confort. Pero no gané lo imprescindible hasta poco antes de 1935, en que logré un departamento casi decente en Moscú y poder pagar el precio de la leche para mi hijo. Ni estaba en una posición privilegiada ni la deseé: me absorbía mi trabajo. No ambicioné un puesto de burócrata distinguido en la defensa del orden soviético. Lo defendí porque creía que era el primer paso para una sociedad nueva y mejor.
Todo mi trabajo se encaminaba a la salvaguardia de mi país contra enemigos extranjeros, defendiéndole frente al peligro que pudiera penetrar por su frontera, procedente del mezquino mundo interior de los poderes políticos enemigos. Como agente secreto vi a los enemigos externos de la Unión Soviética mucho más de cerca que a sus conspiradores internos. Conocí conspiraciones de los fascistas y separatistas, que habían sido tramadas en suelo extranjero, pero en cambio, no tenía contacto con las intrigas interiores del Kremlin. Vi a Stalin elevarse hasta el Poder supremo, mientras los camaradas de Lenin perecían a manos del Estado que ellos mismos habían creado. Pero como otros muchos, me tranquilizaba a mí mismo con la idea de que, a pesar de las equivocaciones en la dirección, la Unión Soviética permanecería incólume y seguiría siendo la esperanza de la Humanidad.
Hubo ocasiones en que, en verdad, me desalentaba; ocasiones en que, si yo hubiera visto alguna esperanza en cualquier otra parte, acaso hubiera tomado otra ruta. Pero todos los acontecimientos que tenían lugar en otras partes del mundo conspiraban para mantenerme en el servicio de Stalin. En 1933, cuando el pueblo ruso estaba moribundo a causa del hambre y supe que la despiadada policía de Stalin era la causa de ello, y que Stalin impedía deliberadamente la ayuda del Estado, vi a Hitler tomar las riendas del Poder en Alemania y destruir allí todo lo que había de humildad en el espíritu humano. Stalin era un enemigo de Hitler y yo permanecí al servicio de Stalin.
En febrero de 1934 se me presentó un dilema parecido, e hice la misma elección. Disfrutaba yo entonces de mi mes anual de descanso en el Sanatorio “Marino”, en la provincia de Kursk, en la Rusia central. “Marino” fue antiguamente el palacio del príncipe Buryatin, el conquistador del Cáucaso. El palacio estaba construido con la fastuosa traza de Versalles y rodeado de bellísimos jardines de estilo inglés, con lagos artificiales. El sanatorio tenía excelentes médicos, profesores de gimnasia, enfermeras y criados. A pocos pasos de distancia de sus jardines cerrados estaban los campos agrícolas, donde los labradores trabajaban para atender a las necesidades del sanatorio. Un centinela a la entrada prohibía el paso al recinto.
Una mañana, poco después de mi llegada, salí de paseo con un compañero hacia el pueblo donde vivían dichos labradores. El espectáculo que contemplé fue espantoso. Rapazuelos medios desnudos salían de chozas ruinosas para suplicarnos un pedazo de pan. En la cooperativa de los labradores no tenían ni comida ni combustibles —no había de nada—. Por todas partes la más abyecta miseria consternaba mis ojos y deprimía mi espíritu.
Aquella tarde, sentados en el comedor brillantemente iluminado del “Marino”, todos charlaban con animación después de una excelente comida. En el exterior hacía un frío horroroso, pero dentro una magnífica calefacción nos proporcionaba una agradable temperatura. Por casualidad volví de repente la vista y miré a través de la ventana. Distinguí los febriles ojos de los hambrientos hijos de los labradores —los “bezprizornii”—; sus caritas, pegadas unas a otras, parecían retratos de cuadros lejanos. Alguien siguió mi mirada y dio órdenes a los criados de arrojar de allí a los intrusos. Casi todas las noches algunos de los niños lograban eludir al centinela y penetrar en el palacio en busca de algo para comer. Algunas veces salía yo al “hall” con pan para ellos, pero tenía que hacerlo en secreto, porque esto hubiera disgustado a mis camaradas. Los dirigentes soviéticos han fomentado una estereotipada defensa contra esta doliente humanidad:
“Nosotros estamos en el duro camino del socialismo. Muchos caerán en la empresa. Debemos estar bien alimentados y fuertes para nuestros trabajos, disfrutando, durante algunas semanas cada año, de confortable descanso, negado a los demás, porque nosotros somos los constructores de una Vida Mejor para el futuro. Somos los constructores del socialismo. Debemos mantenernos en forma para poder continuar el duro camino que nos hemos impuesto. Los infortunados que desfallezcan en nuestra senda podrán ser cuidados con esmero en un futuro. Mientras tanto, ¡fuera de nuestro camino! ¡Que no nos molesten con sus sufrimientos! ¡La meta debe ser siempre alcanzada!”
Y así es. Es natural que el pueblo defienda su vida en esa ruta y que no sea demasiado escrupuloso en su defensa, sin preguntar si se trata realmente de dirigirse hacia una Vida Dichosa o no.
Era una fría mañana cuando llegué a Kursk, de regreso de “Marino”. Entré en la estación del ferrocarril para esperar la llegada del exprés de Moscú. Después de haber tomado un buen desayuno en la cantina, me sobraba todavía tiempo y paseaba por la sala de espera de tercera clase. Nunca se borrará de mi memoria aquella sala de espera abarrotada de gente: hombres, mujeres y niños, campesinos la mayor parte de ellos, que parecían un rebaño llevado de un campo de concentración a otro. Muchos de ellos estaban casi desnudos en la fría habitación. Otros, positivamente enfermos del tifus. Hambre, pena, desolación; el perpetuo sufrimiento en aquellos seres medio muertos se notaba en cada uno de esos rostros. Mientras permanecí allí, las duras pisadas de los soldados de la O.G.P.U. comenzaron a despertarlos y reunirlos como si fueran una recua de animales, agrediendo y maltratando a los rezagados, que eran los que estaban demasiado débiles para emprender el camino.
A un pobre viejo le vi volverse con trabajo tratando de levantarse del suelo. Este era uno de los lamentables ejemplos, lo sé, de la horda de millones de honradas familias de campesinos a quienes Stalin —llamándolos “kulaks”, una designación que viene a ser algo así como “víctimas”— destierra de sus hogares y transporta y destruye.
También sé, sin embargo, que en aquellos momentos —estábamos en febrero de 1934— la campaña fascista se desataba en las calles de Viena, desprestigiando el modelo de viviendas para los trabajadores que los socialistas habían construido. Las maquinaciones de los fascistas habían promovido entre los trabajadores austríacos un violento estado de furia contra el socialismo. Por todas partes el fascismo estaba en auge. Por todas partes las fuerzas de la reacción ganaban terreno. La Unión Soviética se me mostraba, no obstante, como esperanza de la Humanidad. Permanecí, pues, al servicio de la Unión Soviética o, por mejor decir, de Stalin, su dueño.
Dos años después sobrevino la tragedia de España. Vi a Stalin —sin prisa, con timidez y de manera insuficiente— ir en ayuda de la sitiada república. Aquello me produjo la sensación de que, entre dos males, yo estaba combatiendo de parte del mejor.
Pero llegó el momento de rectificar. Stalin, cambiando de pronto de idea acerca de su tardía ayuda, dio una puñalada por la espalda al Gobierno republicano. Vi que su justificación tomaba caracteres alarmantes en Moscú, arrastrando completamente todo el Partido bolchevique. Vi que llegaba hasta España. Y, al mismo tiempo, desde mi aventajado lugar en el Servicio Secreto, vi a Stalin extender su mano de amigo secretamente a Hitler. Le vi cuando trataba de ganarse las simpatías del líder nazi, ejecutando a los grandes generales del Ejército Rojo, Tukhachevsky y otros muchos jefes, con los cuales y a cuyas órdenes yo había trabajado durante varios años en defensa de la Unión Soviética y del socialismo.
Y entonces Stalin me hace su última exigencia..., la misma que hace a todos los funcionarios, y que han de satisfacer si quieren escapar de los pelotones de fusilamiento de la O.G.P.U. Tenía que probar mi lealtad delatando a un compañero preso entre sus garras. Yo me negué. Rompí mis relaciones con Stalin. Esforcé mi memoria tratando de recordar todo lo que había visto. Estrujaba mi imaginación para saber si aun quedaba otra esperanza o no, si yo estaba sirviendo a un déspota totalitario, cuya única diferencia con Hitler estaba en sus frases de socialismo, vestigio de su educación marxista, a la cual se adhería hipócritamente.
Rompí con Stalin y comencé a explicar la verdad acerca de él, en el otoño de 1937, precisamente cuando estaba engañando con tan buen éxito a la opinión pública mundial y a los hombres de Estado, tanto de Europa como de América, con sus insinceros apóstrofes contra Hitler (1). Aunque avisado por gentes sensatas de que guardase silencio, yo hablaba claro. Yo hablaba por los millones de personas que han perecido en la colectivización forzada de Stalin y en el hambre, igualmente obligatoria; por los millones de personas que viven todavía en trabajos forzados en los campos de concentración; por los cientos de miles de mis camaradas bolcheviques en prisión; por los miles y miles que han sido asesinados.
En esto ocurrió la última felonía de Stalin, su Pacto con Hitler. La opinión pública, que había cerrado los ojos a sus crímenes monstruosos, en la esperanza de poder conseguir que se sumase a los ejércitos democráticos, no tenía más remedio que convencerse.
Ahora que Stalin ha dejado ver sus intenciones es la ocasión para que hablen claro los que permanecieron silenciosos, bien por ser cortos de vista o bien por razones estratégicas. Ya tienen poco que hacer. Luis Araquistáin, antiguo embajador en Francia del Gobierno republicano, ha ayudado a desengañar a la opinión mundial acerca del carácter de la “ayuda” de Stalin a la República española. Largo Caballero, el antiguo Presidente del Consejo español, también habló de ello.
Hay otros acerca de los cuales también hay obligación de hablar. Uno de ellos es Romain Rolland. La ayuda que este renombrado autor prestó a los totalitaristas, cubriendo los horrores de la dictadura de Stalin con el manto de su gran prestigio, es incalculable. Durante muchos años Rolland sostuvo correspondencia con Máximo Gorki, el notable novelista ruso. Gorki, que fue en algún tiempo camarada de Stalin y que estaba habituado a resistir su dominio, no dudó en inducir a Rolland para llevarlo al campo del compañerismo. Durante los últimos meses de su vida, sin embargo, Gorki fue un prisionero virtual. Stalin le negó su permiso para ir al extranjero a reponer su salud. Su correspondencia fue censurada y, por orden especial, las cartas de Romain Rolland fueron interceptadas por Stetsky, que entonces era secretario del dictador, y archivadas en el gabinete de Stalin. Rolland, inquieto al ver que su amigo no contestaba sus cartas, escribió a otro amigo, el subdirector del “Teatro de Arte” de Moscú, preguntándole lo que pasaba. Durante la última farsa de Moscú el mundo escuchó que Gorki, a pesar de ser todavía aparentemente amigo de Stalin, fue envenenado por Jagoda. Simultáneamente con aquella traición, en una entrevista mía con el eminente escritor Boris Suvarine, publicada en La Fleche, expliqué a Roimain Rolland por qué sus cartas no habían sido contestadas. Le pedí que hiciera una declaración sobre el hecho de que sus cartas a Máximo Gorki habían sido interceptadas por Stalin. Él permaneció callado. ¿Querrá hablar ahora que Stalin ha descubierto su juego con Hitler?
Eduard Benes, el Presidente de Checoeslovaquia, tiene también una cuenta pendiente. Cuando Tujachevsky y los jefes del Ejército Rojo fueron ejecutados, en junio de 1937, la conmoción en Europa fue tan grande, la incredulidad sobre su delincuencia tan obstinada, que Stalin tuvo necesidad de buscar un pretexto para convencer a los Gobiernos demócratas occidentales de que el vencedor de Kolchak y Denikin era un espía nazi. Bajo la dirección de Stalin la O.G.P.U., en colaboración con el Servicio Secreto del Ejército Rojo, preparó un atestado alegando hechos evidentes contra los generales rojos para transmitirlos al Gobierno checoeslovaco. Edward Benes procuró dar la sensación de que no estaba en condiciones de examinar esa “evidencia”, sobre todo en aquellos tiempos en que solicitaba la ayuda de Stalin para salvar a Checoeslovaquia.
Dejemos a Benes rectificar y que vuelva a examinar, en vista de los acontecimientos actuales, el carácter de la “evidencia” preparada por los expertos de la O.G.P.U. Decida él si le está permitido permanecer en silencio.
Ahora, cuando aparece tan dolorosamente claro que el peor camino para combatir a Hitler es ocultar los crímenes de Stalin, todos los que hayan colaborado en aquel desatino deben decirlo. Si estos últimos años trágicos nos han enseñado algo, es que la marcha de la barbarie totalitaria no puede ser detenida por cambios estratégicos de posiciones, por verdades a medias ni por falsedades. Mientras no se pueda imponer el método por la cual la Europa civilizada devuelva al hombre su dignidad y su valor, yo creo que todo aquel que no pertenezca al partido de Hitler y Stalin convendrá en que la verdad debe ser su mejor arma, y aunque lo maten deberá seguir proclamándola (2).
G. KRIVITSKY

(1) La fecha de la decisión es reveladora. El general Krivitsky rompe con Stalin al final de 1937. Según confiesa, rompe con él por haber descubierto que engaña en su política internacional a las democracias, por haber obtenido la prueba de que Stalin no quiere atacar a Hitler. Los demás motivos que agrega, lo de la depuración, la matanza de campesinos, etc., eran una espantosa realidad muchos años antes, y no habían sido motivo de su ruptura. Queda evidente que lo decisivo de su ruptura es la política internacional de Stalin.
(2) Por tanto, la verdad sobre Stalin sólo debe ser dicha en función del daño a Hitler. No debe pesar la moral en la valorización de los crímenes. Deben ser condenados, pero sólo cuando su condenación sea perjudicial al fascismo. Según esta tesis, Stalin es criminal cuando se convierte en aliado de Hitler, no antes. Recuerde el lector el eje moral en el que giran Krivitsky y la “Oposición”; esto le permitirá saber muchas cosas, entre otras, quién es, en el fondo, la “Oposición”.

EL CARTEL, de Don Winslow (RBA)

Título: El cártel
Autor: Don Winslow (1953-)
Título original: The cartel (2015) \ Nº 2 en la serie “Art Keller”
Traducción: Efrén del Valle
Cubierta: Tomás Frost (diseño y adap. de sobrecub.); Getty Images/Milos Jokic (imagen de sobrecub.); James Omdorf/Arcangel Images (imagen del forro impreso)
Editor: RBA Libros (Barcelona)
Edición: 3ª ed.
Fecha de edición: 2015-12
Ediciones anteriores: 1ª ed. (2015-10)
Descripción física: 696 p.; 16x24 cm.: tela con sobrecubierta
Serie: Serie negra
ISBN: 978-84-9056-636-7
Depósito legal: B. 22.790-2015
Estructura: mapa, prólogo, 5 partes (con varios capítulos cada una), epílogo, agradecimientos
Información sobre impresión:
Atona Víctor Igual - fotocomposición

Información de cubierta:
Vuelven las guerras del narco de El poder del perro

Información de contracubierta:
«La novela más tensa, brutal atractiva de Don Winslow».
James Ellroy
«Sensacional, una obra casi perfecta. No tanto una secuela como parte integral de un todo que es oro puro».
Lee Child
«Un puñetazo en el estómago. Una novela grande, ambiciosa, violenta y sumamente entretenida, una lectura obligada».
Harlan Coben
«Don Winslow lo ha vuelto a conseguir. El cártel es, sin duda, una obra maestra».
Michael Connelly
«Una obra valiente, humana y genial. Apasionada, sin concesiones, de bella factura y de una autenticidad incuestionable».
Dennis Lehane

Información de solapas:
Don Winslow (Nueva York, 1953)
Ha alcanzado la fama y la aclamación unánime de la crítica. En 1991 escribió su primera novela, Un soplo de aire fresco, perteneciente a una serie protagonizada por el detective privado Neal Carey. Entre sus mejores obras cabe destacar Muerte y vida de Bobby Z, El invierno de Frankie Machine, la trilogía formada por Salvajes, Satori y Los reyes de lo cool y, sobretodo, el díptico formado por El poder del perro y El cártel.

«El periodismo te proporciona los datos, pero la ficción te cuenta la verdad», confesó Don Winslow en una entrevista. Aunque El cártel sea ficción, muchos de los asesinatos, torturas y actuaciones policiales que se describen en el libro se basan en hechos reales, ocurridos sobre todo entre los años 2000 y 2011.
El cártel es una colosal narración que se mueve entre los áridos escenarios mexicanos y los despachos de los poderosos en Washington, y que se extiende hasta ciudades europeas como Berlín y Barcelona.
El absorbente trabajo de documentación de Winslow (libros, prensa, fotos, vídeos, encuentros personales...) le ocupó cinco años, como con El poder del perro, y marcó su vida personal por las implicaciones que acarrea adentrarse en un mundo tan increíblemente violento y corrupto.

TRAS LA PUERTA CERRADA, de Angela y Luciana Giussani (Ursus)

Título: Tras la puerta cerrada
Autoras: Angela Giussani (1922-1987) y Luciana Giussani (1928-2001)
Ilustraciones: Franco Paludetti y Glauco Coretti
Editor: Ana Bueno Tello
Título original: Dietro la porta chiusa (1973-02-26)
Traducción: s.d.
Editor: Ursus Ediciones (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1976-12
Descripción física: 132 p.; 12x16 cm.
Serie: Macabro presenta la serie Diabolik #4
ISBN: 978-84-7323-009-4 (84-7323-009-4)
Depósito legal: M-35889-1976
Estructura: nota sobre los personajes, historieta de Diabolik, historieta “La mansión”, nota sobre las autoras
Información sobre impresión:
Imprime Gráficas Alonso
Ctra. de Fuenlabrada, Km. 15,180
Fuenlabrada. - Madrid

Nota sobre los personajes:
DIABOLIK, ¿QUIEN ERES?
Una aureola de misterio envuelve el pasado del más grande criminal de todos los tiempos: DIABOLIK. Pero a nosotros, que vivimos con ansia sus alucinantes aventuras, poco nos importa conocerlo, después de todo.
Lo que en realidad nos fascina es su presente, vivir con él los terribles instantes en que lleva a cabo los más temerarios planes, preparados siempre con la más alta perfección científica.
EVA KANT es su mujer. La extraordinaria belleza de Eva es tan real que no existe admirador de DIABOLIK que no esté secreta e inconscientemente enamorado de ella.
EVA representa la dedicación total de la mujer que ama, la unión absoluta e incondicional, en la vida y en la muerte. Es el amor siempre soñado y a menudo inalcanzable.
El tercer personaje es GINKO, el inspector de policía. Expresión de la justicia, del rigor de la ley y de todos los valores morales que protegen a la sociedad de la delincuencia, del Mal.
Pero GINKO se encuentra inerme ante DIABOLIK precisamente porque DIABOLIK no es un delincuente. DIABOLIK escapa a cualquier definición convencional porque, quizá, no pertenece al género humano común.
Su genio lo ha transformado en un mito impenetrable.
Ahí reside la fascinación secreta de DIABOLIK, una fascinación que también siente el inspector GINKO, en su lucha eterna e inútil contra ese inapresable adversario, al que en el fondo admira.
Para una mejor comprensión de tan complejo personaje, cabe recordar también que DIABOLIK vive para robar joyas y tesoros, pero como nunca hace uso de las inmensas riquezas que acumula, se podría pensar que anida en su espíritu una invencible repulsión por cualquier tipo de bienes materiales, sean estos oro o alhajas. Bienes que son responsables de la corrupción que provocan en el ánimo de los hombres.
Finalmente, he aquí el aspecto quizá más apasionante y moderno de DIABOLIK: su amor por las ciencias. Los mecanismos, los artilugios, las invenciones de DIABOLIK son siempre «posibles», aunque a veces estén al borde de la ciencia-ficción. El mismo los crea, y nos gusta imaginar sus refugios subterráneos no sólo como un maravilloso Museo de la Técnica, sino también como laboratorios de investigación orientados hacia las futuras conquistas de la Humanidad.

Nota sobre las autoras:
¿QUIEN HA CREADO DIABOLIK?
Son dos hermanas: se llaman Angela y Luciana. Ellas dieron vida a ese extraordinario personaje que en pocos años se ha convertido en un clásico del «comic» mundial.
Las hermanas viven en Milán, en Italia, y cada quince días su fértil imaginación compone ese maravilloso mosaico, ese intrincadísimo «puzzle» que es cualquier aventura de DIABOLIK.
Queremos agradecerles a Angela y Luciana Giussani el haber permitido que un personaje famoso en el mundo entero, como lo es DIABOLIK, sea presentado a los lectores de lengua española a través de nuestras ediciones.
Esos lectores tendrán así, finalmente, la posibilidad de añadir DIABOLIK a sus héroes predilectos, tanto en la hermosa madre patria España como en las más lejanas naciones iberoamericanas.
Con este mensaje deseamos subrayar la importancia del acontecimiento: estamos seguros de que las aventuras de DIABOLIK pronto serán tan famosas en España como en todo el mundo, y desde este momento aconsejamos a nuestros lectores que reserven regularmente todos los números de nuestra revista. En efecto, sus ejemplares se convertirán rápidamente en un raro y muy buscado objeto de colección.
DIABOLIK les apasionará: ¡hablen de él! ¡Comenten sus hazañas con los amigos! Nosotros, desde aquí, hacemos una promesa: pronto, muy pronto, les presentaremos una nueva aventura de DIABOLIK cada quince días.
¡SIGANNOS CON ENTUSIASMO!
¡El mundo fascinante de DIABOLIK, de su adorada EVA KANT y del implacable inspector GINKO les espera!

Mis entradas sobre Diabolik:

EL TRIANGULO DE ORO, de Maurice Leblanc (Bruguera)

Título: El triángulo de oro
Autor: Maurice Leblanc (1864-1941)
Título original: Le triangle d’or (1918) \ serie “Arsenio Lupin”
Traducción: Fco. Javier Gispert Trías
Cubierta: Isidre Monés (il.)
Ilustraciones interiores: Edmond (Fernández, Edmundo)
Editor: Editorial Bruguera (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1982-03
Descripción física: p. 97-224: il.; 17,5x23,5 cm.
Serie: Club del misterio #42
ISBN: 978-84-02-08588-7 (84-02-08588-1)
Depósito legal: B. 42.144-1981
Estructura: 2 partes, 11 y 9 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso en los Talleres Gráficos de Editorial Bruguera, S.A.
Carret. Nacional 152, km 21,650. Parets del Vallès (Barcelona) - 1982

Información de contracubierta:
Todas las investigaciones chocan con el misterio del triángulo de oro, un misterioso triángulo que esconde una fabulosa fortuna. En torno a él se ama apasionadamente, se fraguan conspiraciones, se cometen crímenes, se viven horas de angustia y terror y se llega al más absoluto desconcierto. Pero la audacia y la implacable lógica del gran Arsenio Lupin logran invertir la situación: triunfa la honradez, sí; pero Lupin es sobre todo un aventurero que aprovecha la ocasión para no marcharse de vacío.

Información del reverso de contracubierta:
Maurice Leblanc nació en Rouen en 1864 y murió en Perpignan en 1941. Descendiente de una familia de ricos navieros de Rouen —la ciudad que es punto de trasbordo entre el importante tráfico fluvial del Sena y el tráfico marítimo—, pronto se convirtió en librepensador y, más tarde, mostró claras tendencias hacia el anarquismo. Maurice Leblanc se había dedicado preferentemente al periodismo hasta que, en 1903 y accediendo a la petición del editor Pierre Lafitte, publicó El arresto de Arsenio Lupin, primera aventura de un personaje que continuaría sus andanzas hasta 1939 y que marcó un hito en la historia de la novela policial. Lupin, lúcido, omnipotente, caballeroso y totalmente desdeñoso con las normas y leyes de su sociedad, es el fiel reflejo del anarquismo señorial de su creador, a quien superó ampliamente en fama y éxitos.

VIENTO CORTANTE, de Julian Savarin (Ultramar)

Título: Viento cortante
Autor: Julian Jay Savarin (1950-)
Título original: Windshear (1985) \ N° 3 en la serie “Gordon Gallagher”
Traducción: César Terrón
Cubierta: Antoni Garcés
Editor: Ultramar Editores (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1988-07
Descripción física: 267 p.; 13,5x19,5 cm.: solapas
Serie: Best seller #277
ISBN: 978-84-7386-500-5 (84-7386-500-6)
Depósito legal: NA-928-1988
Estructura: prólogo, varios “días” sin numerar, epílogo
Información sobre impresión:
Fotocomposición: J. García. Felipe II, 289, 08016-Barcelona
Impresión: Gráficas Estella, S.A., Estella (Navarra).

Información de cubierta:
La telaraña del espionaje mundial en busca de un hombre en el paisaje soberbio de las islas Hébridas.

Información de contracubierta:
Julian Savarin nació en Dominica y es de ascendencia africana, maya y francesa. Cuando tenía doce años, se trasladó a Gran Bretaña, en donde completó su educación. Tras un período en la Royal Air Force se dedicó a escribir y componer. En los años setenta hizo giras con su banda de rock, Julian’s Treatment, con la que grabó dos discos.
«Viento Cortante» es un grupo de altos cargos rusos, de tendencias disidentes. El objetivo del grupo es mantener el frágil equilibrio de poder entre los dos grandes bloques mundiales, de forma que ningún bando, por el hecho de alcanzar alguna ventaja importante de armamento, se vea tentado a iniciar la guerra nuclear.
Pero «Viento Cortante» podría ser una compleja artimaña de los servicios soviéticos de espionaje, otra maniobra táctica en el juego de la información para confundir al rival. Sólo Dalgleish conoce la respuesta.
Dalgleish ha sido introducido en Rusia por el espionaje británico y, una vez cumplida su misión, huye para salvar su vida y recela de todo el mundo. Su fuga le conduce a Escocia y al panorama incomparable de Skye y las islas Hébridas. Sólo hay un hombre en quien pueda confiar: su ex colega Gordon Gallagher.
Gallagher abandonó en tiempos el mundo del espionaje para dedicarse a la fotografía profesional. Pero el destino dicta otro rumbo a su vida y pronto se ve envuelto en el mundo tenebroso del espionaje internacional, donde nada es lo que aparenta ser y donde nadie es digno de confianza.
Asesinatos y emboscadas se suceden a partir del momento en que el fotógrafo vuelve a ver a su antiguo compañero de universidad y ex colega. La red mundial de intriga y espionaje extiende su compleja telaraña desde las extensiones árticas de Siberia hasta el panorama hechizante de Skye. Nada escapa a ella y Gallagher es arrojado al mismo centro.
Viento Cortante, la tercera novela de Savarin protagonizada por el duro, despiadado e ingenioso Gordon Gallagher tiene el mismo ritmo rápido, idéntica ingeniosidad de argumento e igual abundancia de acción que las dos anteriores, El Pozo y La carrera del lobo.

HEROES EN LA SOMBRA, de Bruce Marshall (Éxito)

Título: Héroes en la sombra: según el relato de su protagonista, el comandante de aviación Yeo-Thomas
Autor: Bruce Marshall (1899-1987)
Título original: The White rabbit (1953)
Traducción: Julio Fernández-Yáñez
Cubierta: Antoni Garcés
Editor: Editorial Éxito (Barcelona)
Fecha de edición: 1953-11
Descripción física: 324 p.; 14,5x20,5 cm.: tela con sobrecubierta
Serie: Selecciones del círculo literario
ISBN: 978-84-7386-500-5 (84-7386-500-6)
Depósito legal: NA-928-1988
Estructura: prólogo del autor, 18 capítulos
Información sobre impresión:
Este libro se acabó de imprimir en los Talleres Gráficos «Duplex»
Calle de Fontova, N° 6, Barcelona, en el mes de noviembre de 1953

Información de solapas:
Este libro, quizá el más impresionante de cuantos ha producido la segunda guerra mundial, contiene el relato de las extraordinarias y dramáticas aventuras de un agente británico, el comandante de aviación Yeo-Thomas.
F. F. E. Yeo-Thomas pertenece a una familia inglesa radicada en Francia desde 1855. Nacido en Londres en 1901, educado parte en su ciudad natal y parte en París, aún alcanzó a participar en la primera guerra mundial, ya ésta en sus postrimerías En la lucha contra los bolcheviques de 1919-20 fue capturado por éstos y condenado a muerte. Consigue escapar —historia que volverá a repetirse en su accidentada vida— y regresa a París, donde se emplea en los trabajos más diversos: aprendiz de mecánico en la Rolls-Royce, empleado en una agencia de viajes, en varios Bancos, etc.; finalmente, en 1932, entra en Molyneux, la famosa casa de modas parisiense, de la que llega a director. Como se verá por estos antecedentes, Yeo-Thomas era el hombre más indicado para la arriesgada misión que habría de realizar en la guerra. De esa misión, consistente en organizar la resistencia francesa en colaboración con los ingleses, y de las pruebas terribles y sobrehumanas que comportó, se ocupa este libro, HEROES EN LA SOMBRA, del que ha dicho un crítico famoso, John H. Thomas, del New York Herald Tribune: “Se han escrito muchas narraciones de encarcelamientos, evasiones casi increíbles, actos de valor y entereza, pero no puedo recordar ninguna que pueda compararse a la historia del famoso agente británico”.
El lector asistirá aquí a los más dramáticos acontecimientos de la última guerra, descubriéndolos por su envés, en los actos de heroísmo en la sombra que han quedado al margen de los periódicos, El valor hasta el sacrificio, la lealtad, y la cobardía; los escenarios bélicos, los de lucha clandestina, los piquetes de ejecución, las terribles agonías del campo de Buchenwald.
Todo, la derrota y el triunfo, la desesperación y la esperanza, se le aparecerá al lector, estremecida y luminosamente, en estas páginas vividas con una intensidad asombrosa.

La personalidad de Bruce Marshall, autor de HEROES EN LA SOMBRA, es sobradamente conocida por los lectores de habla española, quienes han prestado la más favorable acogida a sus obras El Danubio Rojo, Cirios amarillos por París y El Mundo, La Carne y El Padre Smith, esta última en edición para el CÍRCULO LITERARIO.
No ha podido ser más afortunada la elección de Bruce Marshall para que escribiera el relato de las aventuras del protagonista de HEROES EN LA SOMBRA. Ambos son íntimos amigos desde hace tiempo, y, por otra parte, el novelista ha vivido muchos años en París y, por haber pertenecido al Intelligence Service durante la última guerra mundial, conoce a la perfección los ambientes que sirven de fondo a las hazañas de Yeo-Thomas.
Bruce Marshall nació en Edimburgo, habiéndose formado en su Universidad. Durante la guerra de 1914-18 actuó en campaña con los Reales Fusileros Irlandeses, fue herido y perdió una pierna. Posteriormente trabajó en París hasta la invasión alemana. En 1940 ingresó en el ejército inglés para servicios especiales, obteniendo el grado de Teniente Coronel. Al terminar la guerra fue destinado a Viena con la Comisión Aliada Civil para Austria, en representación de su país.

EL HALCON Y EL HOMBRE DE LA NIEVE, de Robert Lindsey (Quarto)

Título: El halcón y el hombre de la nieve
Autor: Robert Lindsey (1950-)
Título original: The falcon and the snowman (1979)
Traducción: Juan José Utrilla Trejo
Cubierta: Gianni Sennacheribbo
Editor: Ediciones Quarto (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1985-07
Descripción física: 399 p.; 12,5x21 cm.
Serie: Best seller #277
ISBN: 978-84-7558-023-4 (84-7558-023-8)
Depósito legal: B. 19.552-1985
Estructura: 54 capítulos, epílogo, agradecimientos, “Acerca del autor”
Información sobre impresión:
Fotocomposición: Marge
Impreso por:
Gráficas Ramón Sopena, S.A.
Provenza, 95 - 08029 Barcelona

Información de contracubierta:
La historia verídica de dos jóvenes californianos: Christopher Boyce y Daulton Lee, nos induce a pensar en lo excesivamente fácil que pudiera resultar el acceder al intrincado, y a la vez sugestivo, mundo del espionaje.
A juzgar por las sorprendentes revelaciones que contiene la narración de esta novela basada en hechos de la vida real, sus protagonistas incluso crearon su propio mercado, fundamentado en una muy especial “ley” de oferta y demanda, que pudo fraguarse y existir en virtud y en el contexto de las tirantes relaciones existentes entre las grandes potencias mundiales.
Con una simplicidad que no dejará de sorprendernos, dos amigos de la infancia, el “halcón” y el “hombre de la nieve”, con diferentes y contradictorios intereses, con distintas actitudes frente a la vida, coinciden en un peligroso “juego” que cambiará el curso de su existencia, pero que también pondrá en jaque no sólo la efectividad de los servicios de inteligencia norteamericanos, sino la propia base existencial de una nación.

Sección “Acerca del autor”:
Robert Lindsey nació en 1935 en Glendale, California. Se graduó en la Universidad Estatal de San José en 1956, y fue periodista y después editor de la sección aeroespacial del San José Mercury News. En 1967 ingresó en el New York Times, y en 1968 fue nombrado jefe de una oficina en Los Angeles, puesto que aún ocupa. Robert Lindsey está casado, tiene dos hijos y vive cerca de Los Angeles. EL HALCÓN Y EL HOMBRE DE LA NIEVE es su primer libro.

ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA:
The Falcon and the Snowman fue dirigida en 1985 por John Schlesinger, con Timothy Hutton como Christopher Boyce y Sean Penn como Daulton Lee. En español se tituló El juego del halcón.


viernes, 2 de febrero de 2018

EL SECRETO DE AVA BARDOFF, de Russell Rhodes (Javier Vergara)

Título: El secreto de Ava Bardoff
Autor: Russell Rhodes (1931-2010)
Título original: The Styx complex (1977)
Traducción: Patricio Canto
Cubierta: Farré
Editor: Javier Vergara Editor (Buenos Aires)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1979-04
Descripción física: 365 p.; 13,5x20 cm.
Estructura: 15 capítulos
Información sobre impresión:
Esta edición de 13.000 ejemplares se terminó de imprimir en los Talleres Gráficos TALGRAF
Talcahuano 638/Buenos Aires/Argentina en el mes de abril de 1979.

Información de contracubierta:
Madame Ava Bardoff, esa belleza legendaria, es quien dirige el mayor imperio de la industria del cosmético y de la moda. Ella es también la encargada de guardar celosamente los secretos que rodean a su imperio. Detrás de la hermosa fachada de su fantástico castillo que domina la bahía de St. Tropez, ella desata las demoníacas fuerzas que amenazan la seguridad de los gobiernos y de sus relaciones internacionales. Sólo un hombre sospecha que puede haber una relación entre el imperio de Ava Bardoff y una serie de muertes y misteriosos acontecimientos que están sufriendo los estadistas más importantes del mundo, en especial, los gobernantes de los países productores de petróleo.
En esta extraordinaria novela Russell Rhodes demuestra sus notables cualidades de narrador, su imaginación y, por sobre todo, su capacidad para sostener un ritmo y un suspenso que mantendrán atrapado al lector.

Información de reverso de cubiertas:
ELLA VENDE ETERNA JUVENTUD A LOS RICOS Y PODEROSOS
Madame Ava Bardoff, esa belleza legendaria, es quien dirige el mayor imperio de la industria del cosmético y de la moda. Ella es también la encargada de guardar celosamente los secretos que rodean a su imperio. Detrás de la hermosa fachada de su fantástico castillo que domina la bahía de St. Tropez, ella desata las demoníacas fuerzas que amenazan la seguridad de los gobiernos y de sus relaciones internacionales. Sólo un hombre sospecha que puede haber una relación entre el imperio de Ava Bardoff y una serie de muertes y misteriosos acontecimientos que están sufriendo los estadistas más importantes del mundo, en especial, los gobernantes de los países productores de petróleo.
Hugo Montclair, a bordo de su millonario yate navegando frente a la Riviera Francesa, rodeado del brillo y frivolidad del jet set internacional, decide investigar las operaciones de la Casa de Bardoff. Repentinamente se ve envuelto en una vertiginosa y mortal carrera contra el tiempo. Montclair en su desesperación se ve obligado a reunir un extraño grupo de aliados, incluyendo a esa joven pareja de enamorados que tanto significan para él. Todo sea para hacer frente a la amenaza que se cierne sobre el mundo.
En esta extraordinaria novela Russell Rhodes demuestra sus notables cualidades de narrador, su imaginación y, por sobre todo, su capacidad para sostener un ritmo y un suspenso que mantendrán atrapado al lector.

Graduado de las Universidades de Yale y de Harvard en Ciencias de Administración de Empresas, Russell Rhodes ha vivido diez años en Europa en calidad de Director de una Agencia Internacional de Publicidad.
En la actualidad vive y trabaja en Nueva York. EL SECRETO DE AVA BARDOFF es su primera novela y un fulminante éxito: traducida a varios idiomas y publicada en sucesivas ediciones.

MI COMENTARIO:
La historia gira en torno de la investigación que hace Hugo Montclair, jefe de un grupo privado de espionaje internacional, sobre las actividades de Ava Bardoff, dueña de un imperio comercial dedicado a la fabricación de cosméticos e implementación de procedimientos que permiten recuperar o conservar la juventud. Montclair, desde el “Krait” (su barco equipado con la mejor tecnología, estacionado cerca de Cannes), cree que la empresa es una pantalla para encubrir un plan siniestro surgido en la Alemania nazi y sus demenciales experimentos científicos realizados con seres humanos.
Para determinar la veracidad de sus sospechas, Montclair convence a Michael de Passe, un joven y atractivo jugador de tenis con fama de playboy, para que seduzca a Sarah Dilworth, protegida de Bardoff, y de esta manera utilice la confianza adquirida para ingresar al castillo de la empresaria, ubicado en el sur de Francia. Una vez conseguido su objetivo, en una arriesgada excursión nocturna, recorre las instalaciones de la supuesta fábrica que se encuentra en su predio. Después de escapar de un intento de asesinato de uno de los matones de Bardoff, huye con Sarah. Vuelven con Montclair, quien los envía a París a interiorizarse del sistema de cuevas que se encuentra debajo del castillo, que puede albergar unas instalaciones clandestinas utilizadas para fines siniestros. En la capital de Francia, uno de los espeleólogos que colabora con Michael muere asesinado y Sarah es secuestrada cuando acude a ver al padre del mismo, que resulta ser un agente de Bardoff que sustituyo al verdadero padre hace años (Bardoff maneja una tecnología capaz de replicar y sustituir a aquellos personajes de la política y la seguridad que les son útiles). Con la información obtenida sobre las cuevas, que conforman el llamado “Sistema Estigio” (de allí el título original de la novela), Michael y el equipo de seguridad de Montclair logran ingresar en él y llegar a las instalaciones subterráneas, que resultan ser una versión grotesca de los campos de concentración nazis, con un gran contingente de esclavos viviendo en condiciones espantosas y los empleados de Bardoff, encargados de producir los “neutos”, los sustitutos de las personalidades. Michael se encuentra con la villana, quien le cuenta el origen de su proyecto de dominar el mundo después de una guerra inducida en Medio Oriente. Mientras que el equipo produce la destrucción del lugar con explosivos, Michael ubica a Sarah y huye con ella, pero desaparece succionado por el río subterráneo que se desata en las cuevas. Bardoff también logra huir y llega a la nave de Montclair, después de adquirir la apariencia de uno de sus amigos. Sarah logra identificarla y da aviso a Montclair, quien evita que un explosivo ingresado por Bardoff destruya su embarcación. Antes de ser aniquilada, la maligna señora muestra su verdadera identidad: en realidad es un hombre, el doctor Albert Bohme, médico principal de los laboratorios de investigación de Auschwitz, desaparecido en enero de 1945. La novela tiene un final feliz, con Michael finalmente encontrado vivo aunque muy lastimado; una vez recuperado, es casado con Sarah por Montclair en el Krait, utilizando sus facultades civiles como jefe de barco.
Rhodes escribió una novela evidentemente “camp”, con diálogos aparatosos y situaciones que tienden constantemente al exceso y a lo fantástico. Ava Bardoff aparece como una sádica ninfómana, rodeada de bellos y resistentes jóvenes que sirven para aplacar sus rudos instintos sexuales. La parodia que se hace de los campos de concentración nazis es bastante desagradable, pero por suerte su descripción es breve. Todo esto se compensa con un relato de gran aplomo, aunque al final termina siendo algo tedioso. Leerlo fue un viaje a esa mezcla de realismo y fantasía habitual en los thrillers de los ’70.

¿QUIEN MATO AL EMBAJADOR?, de Alberto Vázquez-Figueroa (GP)

Título: ¿Quién mató al embajador?
Autor: Alberto Vázquez-Figueroa (1936-)
Traducción: Menene Gras
Cubierta: C. Sanroma
Editor: Ediciones GP (Barcelona)
Fecha de edición: 1976
Descripción física: 254 p.; 10x18 cm.: sobrecubierta
Serie: Libros Reno #522
ISBN: 978-84-01-43522-5 (84-01-43522-6)
Depósito legal: B. 13.856-1976
Estructura: 7 capítulos
Información sobre impresión:
LIBROS RENO son editados por Ediciones G.P., Virgen de Guadalupe, 21-33
Esplugas de Llobregat (Barcelona) e impresos por Gráficas Guada, S.A., Virgen de Guadalupe, 33
Esplugas de Llobregat (Barcelona) - ESPAÑA

Información de solapas:
Alberto Vázquez-Figueroa, nacido en Santa Cruz de Tenerife en 1936, antes de cumplir un año fue trasladado a África, donde permaneció hasta los dieciséis. En 1959 obtuvo el título de periodista en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid. Autor de una de las mejores obras de la novelística española contemporánea (“Ebano”), en “¿Quién mató al embajador?” desarrolla un tema que, por desgracia, sigue vigente: el estallido de la violencia como manifestación, individual o colectiva, de lo que alienta en el interior del hombre cuando ni el corazón ni la mente son capaces de frenar sus instintos primitivos.

MI COMENTARIO:
En la República Bolivariana de Esmeraldas, un país imaginario situado entre Ecuador, Perú y Colombia, varios personajes se juegan su destino en un lapso de pocos días:
- Huasi, un indio pobre, desesperado por conseguir trabajo y el consiguiente dinero para paliar su hambre y el de su familia;
- Douglas R. Jones, el embajador estadounidense, quien es secuestrado por el Ejército Revolucionario de Esmeraldas, que exige una serie de condiciones al gobierno para liberarlo;
- El periodista norteamericano Norman Hunt, quien viaja a Esmeraldas para cubrir la crisis que provoca el secuestro;
- El coronel Hércules Osorio, presidente de Esmeraldas, y sus ministros militares, los generales Tudela y Chavez, quienes tambalean entre la guerrilla, sectores descontentos del ejército y los interés del Departamento de Estado de EE.UU.;
- El comandante Huscar Castreje, cabecilla de un grupo de militares que conspira para instaurar un nuevo gobierno;
- Oscar Sajama, pintor esmeraldense de fama mundial, quien es tentado por miembros rebeldes del ejército para encabezar un Ministerio de Asuntos Indígenas luego de un golpe que derrocará al actual gobierno;
- Ítalo Robles, diplomático esmeraldense a las órdenes de las Naciones Unidas, actualmente actuando de mediador en Nigeria, quien es tentado para ser el nuevo presidente de su país una vez que Osorio haya sido destituido;
- El capitán norteamericano Sam Buck, quien llega a Esmeraldas para obtener la información necesaria para derrotar a los subversivos, incluso apelando a la tortura y al asesinato, incluso del mismo Jones;
- Aquilino Rojas y la Nena Chavez, jóvenes acomodados que integran clandestinamente la guerrilla y que deben custodiar (y eventualmente matar) al embajador secuestrado.
Vázquez-Figueroa toma los elementos políticos y sociales presentes en la Latinoamérica de los ’70 para crear una novela corta de intriga y conspiración. Sólo el pobre Huasi es desarrollado medianamente como personaje, teniendo la responsabilidad final sobre el destino del embajador. El autor pretende mostrar que la unión de los sectores civiles y militares sensatos, acudiendo a una violencia limitada al principio y a la constitución de un gobierno amplio después, es la única vía para resolver el conjunto de problemas que aquejaban a los países del subcontinente de entonces. En el fondo, anida el hambre y la desesperación de Huasi, que puede terminar en una violencia irracional.